Por esta razón deberías empezar a cantar todos los días y en todas partes

¡A afinar las gargantas!

Si eres de los que no canta ni en la ducha, por atención, porque según varios estudios esta actividad tiene muchos beneficios para tu cuerpo.

Al interpretar una canción en voz alta se activa el lado derecho y el centro de nuestro cerebro, lo que hace que se empiece a bombear oxígeno extra a las células de este importante órgano.

De esta manera, entrenamos al cerebro y lo mantenemos sano, además de fortalecer nuestros recuerdos y emociones.

 

Al cantar también se liberan hormonas como las endorfinas y oxitocina, las que nos ayudan a disminuir el estrés y nos hacen sentir más contentos durante el día.

Así que ya sabes, no importa qué tan mal cantes, hacerlo de vez en cuando en la ducha, el auto o mientras haces el aseo puede ser muy positivo para tu cerebro.

Video Destacado